Pruebas del Alfa-1 Antitripsina


El Alfa 1 Antitripsina se identifica muy fácilmente mediante un análisis sanguíneo en el que se mide la presencia de la proteína en la sangre. Cuando el AAT está por debajo de lo esperado lo recomendable es avanzar en el diagnóstico y realizar el estudio genético que proporciona la información sobre el fenotipo y/o genotipo.

La detección precoz ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades. El hecho de estar informado y llevar hábitos de vida saludables; evitar el tabaquismo y no trabajar en ambientes contaminantes o con productos irritantes para el aparato respiratorio, contribuyen a prevenir el desarrollo y/o progresión de la enfermedad pulmonar. La vida saludable y una alimentación correcta ayuda también a manejar y prevenir la enfermedad hepática.

El análisis sanguíneo puede realizarse incluso mediante una única gota. Si Ud. se reconoce entre las recomendaciones de quién debe hacerse la prueba del DAAT, coméntelo con su médico de cabecera o especialista. El análisis es muy sencillo y conocerá los resultados rápidamente.

Cuando a una persona se le detecta el Déficit de Alfa-1 Antitripsina es muy importante que el estudio se extienda a su entorno familiar inmediato, al tratarse de una condición genética hereditaria.

Si el Déficit le ha sido diagnosticado a un familiar cercano (padres, hijos, hermanos), solicite de su médico de cabecera un análisis de sangre para conocer su nivel de Alfa 1 Antitripsina. Si su nivel es bajo con respecto al nivel medio, solicítele el análisis genético.

El Registro Español del DAAT , así como los Centros de Excelencia en Alfa-1, pueden orientar a su médico sobre el estudio genético, y proporcionarles sencillos kits para la toma y el estudio de la muestra. 

Saber si Ud. padece o no el Déficit de AAT no tiene más que ventajas. Sabiéndolo podrá tomar decisiones que mejorarán considerablemente sus opciones.

 

 

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?